NOCTURNO III

     NOCTURNO III

     Lozano estaba el parque
     esplendorosa la luna parecía, tras un pardo celaje,
     áureo broche en la noche silenciosa
     navegando en los tules del paisaje.
    
     Amor que despiertas y te enciendes,
     flor que nacisteis al abrir la noche,
     gema divina que en el alma prendes
     los fulgores radiantes de tu broche.
    
     Dulce silencio sobre el campo flota,
     silencio que hace al hombre meditar,
     inquieto corazón, sólo en ti brota
     el loco anhelo de volver a amar

           1.913

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De amor, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s