VENDIMIA para mi hijo Perucho

    VENDIMIA

para mi hijo Perucho

   Hijo mío, mi alma, ¡Que alegría!
   leer tu primera carta para mí,
   yo que en cartas de amor ya no creía
   vuelvo otra vez a creer sólo por ti.
  
   Esa carta que empieza, – epifanía
   de tu tierno y filial cariño -, así:
   – Papaíto adorado, es la ambrosía
   del amor santo que a tu madre di.
  
   Tus siete años, como siete lirios
   de ilusión y de fe, abren ahora
   sus corolas cuajadas de dulzuras;
   y en mi ruta, quemante de delirios,
   acarician mi frente soñadora
   como un fresco abanico de ternuras…
   
    Barquisimeto, 21 de abril de 1.933

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Evocaciones, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s