GESTA MAGNA

        GESTA MAGNA

Fue a punta de lanza y a pecho de caballo
como aquellos llaneros, en ebriedades épicas,
batieron, con bravura de Cid,
las huestes de Fernando.

Es muy ancha la tierra y largos los caminos;
no hay fatiga en los brazos
ni cansancio de las almas.
Aquel hombre no duerme…
su mente es una fragua
donde se está fraguando
la libertad de América.

  24 de julio de 1.933

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Evocaciones, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s