SÚPLICA

           SÚPLICA

¡Piedad!.No ahondes en mi pena. No, ¡No quiero!
Hay mucho cieno tapizando el fondo,
y puede suceder que en lo más hondo
naufrague vuestro amor, barco ligero.

Déjame  mi quietud. Triste, señero,
arrastro mi pesar, légamo hediondo.
hoy a la dicha sin amor respondo,
porque el dolor me amamantó primero.

Como río subterráneo, sin paisaje
de cielo azul ni garzas ni luceros,
iré a morir a incógnito paraje,
desgarrando la noche en que me pierdo,
buscando inútilmente los senderos
que me lleven al oasis del recuerdo…

Barquisimeto, 23 de noviembre de 1.935

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De amor, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s