INVITACIÓN

       INVITACIÓN

  ¡Qué linda la mañana! ¡Qué deseo de viajar!
  de que los dos nos fuéramos para nunca volver,
  huyendo de la gente que nos quiere matar
  este amor tan inmenso que Dios hizo crecer.
 
  ¡Qué dicha amada mía!, te miré esta mañana,
  y el viento quise ser para besar tu boca;
  el palo del coleto los celos me provoca,
  porque a tus manos suaves la caricia desgrana.
 
  ¡Qué linda la mañana! ¡De mirarte qué anhelos!
  gritaría como un loco lo mucho que te quiero
  para que sepan todos que te llevo por dentro
  y de que esta alegría, pedacito de cielo,
  me la has dado tú, como le da el lucero
  su imagen coruscante a la charca de invierno.
 
 
                       2 de abril de 1.946

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De amor, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s