MIÉRCOLES SANTO

MIÉRCOLES SANTO

La tarde deshojaba sus rosales
mustios de dolor y de tristeza.
un cielo gris, sereno en su grandeza,
daba al paisaje tintes funerales.

Se abrieron del recuerdo los portales
y apoyando en mi hombro su cabeza,
juntamos nuestras almas con terneza
al par que nuestros llantos los raudales.

El parquecito triste, abandonado
envuelto entre las sombras nocturnales,
testigo fue de aquel dolor callado…

Mientras el toque de oración ponía,
con sus lánguidas notas cuaresmales,
la emoción funeral de otra agonía.

 Calabozo, Miércoles Santo, 1.946

17 de abril de 1946

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Sentimentales, Todos los documentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s