LA ESPERA

   LA ESPERA

Cuantas veces señero y pensativo
camino a tientas sin saber de nada;
uncida a tu recuerdo compasivo
mi vida pasa triste y desolada.

Mis noches sin fortuna por tu ausencia;
la sala viuda de tu charla amena;
gente que viene y va como colmena;
dichosa en la alegría de la existencia.

Tus besos, tus caricias, tu fragancia
tu cuerpo de sensuales languideces,
donde tus formas de mujer, mil veces
pauta fueron de ritmo y consonancia.

Tu existencia y la mía confundidas
en lago profundo de inquietudes…
cosas que no se olvidan tan vividas,
recuerdos infinitos, juventudes…

Esa llama de amor que quema ahora…
te espero urgido de dichoso instante:
en mi pena nocturna eres aurora,
en mi incendio interior, agua constante.

                       1.946

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De amor, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s