COPLAS II

                                                        
           COPLAS

   Adiós mi negrita linda
   no llores porque me ausento,
   yo sé que al volver la espalda,
   a otro le echarás el cuento.
  
   Yo le aconsejo a mis hijos,
   que  no se casen con blanca,
   porque les hacen la herida
   y ni la sangre la estancan.
  
   Cuando monto mi caballo,
   para recorrer el llano,
   el mundo tan chico lo hallo
   que me cabe en una mano.
  
   Caballos hay donde quiera
   más, ninguno como el mío,
   relámpago en la carrera
   tras el ganado bravío.
  
   Con mi caballo quisiera,
   morir en su compañía,
   en un pedazo de tierra
   que adore la negra mía.
  
   El médico que me vio,
   me lo dijo en tono grave,
   de su mal todos se han muerto
   no he visto curarse a nadie.
   
Barquisimeto 20 de junio de 1.946

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Jocosos, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s