ALEGRÍA DEL AMOR Y LA FE

       ALEGRÍA DEL AMOR Y LA FE
                                a mi hijo Pedro, en Sanare, en el día de su santo

              
              Vamos subiendo la amarilla cuesta.
              la brisa matinal pasa cantando
              sobre las verdes lomas
              un humo de esperanza…
             
              En el naciente, – orgía multicolor -,
              apunta el sol su llamarada roja,
              mientras el auto, como fiera herida,
              estremece rugiendo, la montaña
              al trasponer del ápice la cumbre.
             
              Allá miro el pueblito
              envuelto entre la niebla mañanera,
              nidal alegre de colmena humana,
              rincón silente de la patria fuerte,
              al ritmo del trabajo.
              
             Rasgando el vientre de la tierra dura
             con arado de palo,
             va esculpiendo en los cerros y hondonadas
             con mano providente,
             el porvenir de los futuros hombres.
              
             Enraizada en mi Fe va la esperanza,
             como el roble a la tierra sabanera,
             como el carbón al fúlgido diamante,
             como el oro a la arena del venero
             raudo el auto desciende… 
              
             En la suave pendiente de los cerros,
             se amontona la niebla
             como blancos rebaños de corderos.
              
             Violando la cerca callejera
             con sus macetas de purpúreas flores
             cual si fueran manojos de rubíes,
             o una triunfal bandera
             que tremolara al paso del viajero,
             la roja trinitaria nos saluda.
                           
             Nos inunda un frescor de paraíso… 
             pensamientos, calas y claveles,
             entre odorantes rosas y jazmines,
             y enjambres de preciosas margaritas,
             el patio viste de las casas pobres.
                
             El ambiente de paz, el aire alegre
             de la mañana pura, como niña
             envuelta en el blancor de los pañales
             me llenan de optimismo el pensamiento
             y en la lucha me dan un nuevo aliento.
                
             Aliento paternal nunca perdido
             del esfuerzo sin tregua,
             lucha interior con el destino aleve;
             la encrucijada de la vida o muerte…
            ¡Pero será la vida!
                
            Así lo quiere aquella Virgen buena
            que iluminó tu cuna;
            la que en la ruda mano del Cospeño
            montaraz e irredento,
            dejó su estampa de inmortal portento.
                 
            Ella que todo es Luz, Amor, Benevolencia,
            puede más que los hombres y la ciencia¡
            para acercarse a Ella a oír su voz,
            necesario es oírse a uno mismo;
            despojarse de mantos mundanales,
            donde en motín perenne medra el mal.
                
            Barrer toda la basura de la conciencia,
            y cuando quede clara, transparente,
            como pozo que forma el manantial,
            buscándola allí, llamándola con tu Fe,
            la verás surgir, radiante, pura,
           -¡Samaritana que dolores cura!-
            con el bálsamo, el vino, el pan, la miel.

Barquisimeto,29 de junio de 1946

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Sentimentales, Todos los documentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s