Ella

Ella

 

Algunos me preguntan ¿Cómo es ella?

y yo respondo emocionado y tierno,

temiendo matizar todo su interno

que el egoísmo enamorado sella.

 

Ni blancor de luna ni blancor de estrella,

su piel es como pétalo de rosa,

sus ojos claros donde amor destella,

gallarda su figura, como airosa.

 

Rítmico andar, sus labios, dos corales

que avientan lejos mi pesar y males,

porque son talismanes de ventura,

pero lo más hermoso que hay en ella

es una interna y luminosa estrella

que de pasión por mi solo fulgura.

 

15 de agosto de 1946

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De amor, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s