SÍMIL

      SÍMIL

¡Qué papelito tan blanco¡ Provoca
dejar en él algo bello:
de tu mirada un destello;
o algún dulzor de los besos
que suele darme tu boca.

Tu vida y la mía son
el cauce de un mismo río;
de esos ríos silenciosos
que en las crecientes arrastran
los árboles más frondosos,
los más pesados maderos;
y al atravesar la selva
con poderoso caudal,
todo lo van fecundado
con sus limosas corrientes
que dan vida a la simiente
como besos le da el sol.

Cuando en fuerte torbellino
el chorro se arremolina
llevándose todo al fondo,
más juntos a flote vamos
como esas flores con tallo
que lleva el agua revuelta
y al verlas pasar decimos:
– admirando su belleza: –
¡Qué lindo van navegando!
quién fuera como esas flores
que en las ondas turbulentas
abren al sol sus primores.

Parecen cisnes o garzas,
o una barquilla de vela
que maneja hábil piloto.
¡Qué lindas van esas flores
cargadas de primavera!

Barquisimeto, 6 de abril de 1.947

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De amor, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s