EVOCACIÓN FRATERNA a mi amigo Don Pepe Sereno

EVOCACIÓN FRATERNA

a mi amigo Don Pepe Sereno

Mata de Matías Campero

toldo del peón sabanero,

donde el recuerdo enterramos

de tanto macho llanero,

que nunca estuvo zaguero

a la hora santa del vamos.

Víctor Ramón, Benjamín,

“Tacoa” y Carlos Martín;

cuatro valores sin precio,

cuatro estampas de energía,

cuyos nombres, noche y día,

son un reto a tanto necio.

No hay rincón de la llanura

ni selva cuya espesura

no hayan sentido los pasos

de sus caballos vaqueros,

¡Cómo adornaron sus lazos

la testa de toros fieros!

Ramón Pereira, te evoco

cuando miro el mundo loco

de estos llaneros sin miaja.

¡Qué hombre de tu linaje

se atrevió a ceñir tu faja

cuándo sudabas coraje!

Ríos, sabanas y caños

mirarán pasar los años

esperando a tu rival…

Dicen que han visto al Capino

cruzar con paso cansino

las aguas de Mijagual…

El Alambre y El Potrero,

Los Loros, cerro Gilero,

la mesa de Los Taparos,

ya no tiemblan de emoción:

las garzas y tarotaros

huyeron de esa región.

Y por el Rancho Quemado,

donde se rodea el ganado,

la gente cree escuchar

los trotes de tu caballo

cuando por el mes de mayo

comienza el cielo a llorar…

Valencia, 02 de mayo de 1.962

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Evocaciones, Llaneros, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s