A NUESTRA DIVINA PASTORA

              A NUESTRA DIVINA PASTORA

                     
                   Bajo tu manto de piadoso armiño
                   y la sombra bendita de tu mano,
                   consuelo halla el angustiado hermano
                   que ansía la caridad de tu cariño.
                  
                   En la virginidad de tu corpiño,
                   caudal inmaculado y soberano,
                   conquistador del corazón humano
                   en su nave de luz navega el Niño.
                  
                   Madre de las bondades Celestiales
                   en tu fresca campiña seductora
                   nunca el verano acampa sus eriales.
                   El infortunio terco siembra abrojos
                   – acíbar de la vida – y tú Pastora
                   ¡eres pañuelo eterno a nuestros ojos!
                   
                    Barquisimeto, 12 de enero de 1.969

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Sentimentales, Todos los documentos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s