IZCARIOTE

  IZCARIOTE

 

Está bien. Nada importa. Ese “amigo”

otro Izcariote que al leal traiciona,

no merece la cuerda del castigo,

pero sí del desprecio la corona.

He visto, con dolor, bajo el abrigo

de techo maternal la saña hampona,

contra la madre y el hermano e hijo,

rugir, feroz, como sedienta leona.

¿Que, pues, que ese bribón empedernido

confunda la lealtad con la perfidia

y juzgue a los demás con egoísmo?

Le han hecho creer lo que jamás ha sido,

le han excitado vanidad e insidia.

y muere de grandeza en su histerismo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Sentimentales, Todos los documentos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s