VOCES

    
 

 

VOCES

Del Cáliz yo recibí

la comunión del amor 

y el más cruel dolor, 

de tu boca de rubí…

Pozos de aguas tranquilas,

cristales donde palpita

tu alma de sulamita,

 son tus ardientes pupilas.

De tu cuello, blanco y fino

con radiación de brillantes,

me sostuve en los instantes

embriagado por tu vino…

Manos de rosas y nardos,

manos de mármol pulido,

me lanzaste al olvido

encajándome sus cardos.

Cabellos que el sol enflora

de hermosas ondulaciones,

sabes las palpitaciones

de mi cerebro elabora…

Brazos blancos y redondos

como dos barras de nieve,

ya el alma no se conmueve

como en momentos tan hondos.

La noche.. el cielo.. la luna

me recuerdan su tristeza

y tiembla mi alma cual una

mariposa en la maleza…

Caracas, 24 de abril de 1915

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De amor, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s