RAMON HELADIO

RAMON HELADIO

En su caballo ruano
luciendo un terciopelo
que a la sangre del toro
en el color iguala;
tendido sobre el potro,
en actitud de acometer,
se pavonea en la silla
con el rollo en la mano.

Del rodeo en vigilancia
rompe el toro lebruno
que acostumbra fugarse
al mover la madrina:
su cornamenta blanca
como cuernos de luna,
brillan como dos lanzas
frente al sol moribundo.

Ramón Heladio, el peón,
seguro por el lazo,
temible en la coleada,
arranca veloz como una bala
tras la res escapada;
le engarganta la soga,
lo agarra por la cola
y lo voltea como un becerro flaco.

Cuando el rumor se acalle
en la chata llanura
y se asome la noche
con sus ojos de plata.
Ramón Heladio, el peón
seguro por el lazo,
temible en la coleada,
largo a largo en su hamaca
va contando, una a una,
las proezas del llano
y su buena fortuna…
Guanare …

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Llaneros, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s