BAJO EL ORO DEL ATARDECER

 

 

BAJO EL ORO DEL ATARDECER

Sobre las verdes frondas deslíese  dulcemente
el oro melancólico que fluye del poniente;
una vaga tristeza va acariciando el alma
como en las graves noches de silencio y de calma.
             
En mi jardín doliente las rosas languidecen,
fingen aves enfermas que en la sombra padecen
la sublime nostalgia de algún sueño lejano…
me invade el corazón un dolor sobrehumano.
             
Contemplo tu recuerdo como una blanca nube
como fulgida estrella que lentamente sube.
me he acordado del oro de tus rubios cabellos
de tus manos tan blancas y tus ojos tan bellos.
             
De tus ojos que son como lagos dormidos
por lo tristes, hermosos, profundos, conmovidos…
Ya el oro de la tarde se disipa en las sombras
mi corazón te espera, te recuerda y te nombra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De amor, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s