EVOCACIÓN

      EVOCACIÓN

    Lirio de luz y belleza, ensueño
    del doliente poeta peregrino
    que vio en el fondo nítido y risueño
    de tu alma un relámpago divino.
   
    Yo iba por la vida con el ceño
    adusto que el dolor nos da continuo,
    y pusiste en la cumbre de mi sueño
    el lucero de paz de tu destino.
   
    Y desde entonces me sentí más bueno,
    y con la ardiente Fe del Nazareno
    me di a soñar bajo la dulce sombra
    de tus pupilas místicas y oscuras,
    mariposas de luz y de ternuras,
    que evoca el corazón y el alma nombra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De amor, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s