PARA ELLA

   PARA ELLA

  Cuando en el oriente asoma
  el sol en su celosía,
  vuelvo a cantarte, paloma,
  con el lucero del día.
 
  Cuando se muere la tarde
  viste el cielo de arreboles,
  así se viste mi vida
  cuando me miran sus ojos.
 
  Sabana verde y sonriente
  campo del hondo recuerdo,
  dile lo triste que estoy
  cuando de ella me acuerdo.

  Hato El Eneal, Portuguesa, 1.945

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De amor, Poemas de Pedro Rodriguez Ortiz, Todos los documentos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s